Encuentro

La vi de lejos. Caminaba distraída, disfrutando. Movía su brazo derecho atusándose el cabello, acariciando su cara. El brazo izquierdo sujetaba junto a su pecho una carpeta, que le hacía elevarse e insinuarse aun más de lo que debía. Su pecho derecho, libre, animado por el movimiento de su brazo y el bamboleo del caminar, oscilaba alegremente, surcando su punta la fina tela de su camisa y delatando la ausencia de sujetador. A su izquierda, tres chicos interrumpían su conversación y la miraban. Ella, consciente, entre excitada y sonrojada intentaba disimular llevando la carpeta frente a su pecho y sujetándola con ambos brazos. Mientras los chicos olvidaban definitivamente su conversación y revisaban extasiados su estela, ella alcanzaba mi altura. Algunos mechones de su pelo negro se liberaban por el viento y cubrían su cara. Su suave mano los apartó y por un momento cruzamos nuestros ojos, que inmediatamente huyeron tímidos. Ese instante quedó marcado en mi memoria. Verde claro. Azul intenso. Me paralicé. Intenté hablar. No pude.

J.M.M.

30/10/2007

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Jorge Moreno dice:

    Un día aburrido miré por la ventana y esto fue lo que vi.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s