La señal

Su padre murió con un libro entre las manos. Así le encontró una mañana en su casa. Un separador marcaba una página y supo que eso era una última señal de su padre que le cambiaría la vida.
Leyó la página un millón de veces, buscando un sentido, analizando los números de las páginas que señalaba, contando los párrafos, las líneas, las palabras, las letras, el número del depósito legal, el año de la edición, sumó y restó, hizo millones de combinaciones. Jugó con esos números a la lotería, primitiva, bonoloto, los ciegos, el casino, a todo. Gastó mucho dinero, durante cinco años, hasta arruinarse.

Vendió el piso de su padre para pagar las deudas. Cuando fue a recoger sus cosas, entró en el salón y vio la librería. Entonces descubrió el sentido del último gesto: a su padre le gustaba mucho leer.

J.M.M.

18/06/2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s