La decisión

   En el último segundo decidí frenar y detener el coche en el paso de peatones. Tenía ganas de llegar a casa y abrazar a mi chica, pero después de todo el día fuera, un minuto más o menos tampoco era importante. Sonreí, mientras una anciana cruzaba ante mi coche, como si aquel gesto fuese mi buena acción del día que sería recompensada.

   Emprendí la marcha pero me detuve unos metros después en un semáforo que acababa de cambiar a rojo. La luz verde me dio paso hasta la siguiente calle en la que la salida de unLa decisión colegio me detuvo de nuevo. Precisamente aquel día que había conseguido salir antes del trabajo, parecía que todo se interponía para poder ver a mi amada.

   Llegué al garaje y aparqué. Al abrirse las puertas del ascensor salió el vecino del quinto. No es mala gente, tan solo un poco pesado. Después de enseñarme las fotos de sus nietos y de exponerme el problema de las tuberías del agua, conseguí escabullirme y subir hasta mi piso.

   Giré la llave de la puerta para sorprender a mi mujer en ropa interior, algo azorada. Me abrazó y me dijo que me estaba preparando una sorpresa.

   Hicimos el amor con una pasión que creí ya olvidada y supe que mi buena acción al detenerme en el paso de peatones, había sido recompensada.

   Vi a una anciana que iba a cruzar el paso de peatones y aceleré. Para un día que conseguía salir antes de trabajar no pensaba perder ni un segundo para ver a mi mujer. La anciana levantó el bastón en el que se apoyaba y creo que dijo algo, pero seguí adelante pasando el siguiente semáforo antes que cambiara a ámbar.

   Un hombre con chaleco amarillo y una señal de stop se acercaba al siguiente paso de peatones, seguido por una legión de niños. Apuré aún más y les dejé atrás. Aparqué en el garaje y esperé el ascensor. El indicador del piso marcaba 5 y pese a mi insistencia presionando el botón, no variaba. Seguro que era el brasas del quinto con la puerta abierta torturando a alguien. Pues a mí no me iba a pillar. Subí corriendo las escaleras y abrí la puerta de mi casa.

   Encontré a mi mujer desnuda en nuestra habitación, tan solo cubierta por el cuerpo de un desconocido sobre ella y no sé por qué, al abrir la boca solo pude decir:

—Me cago en las prisas.

Anuncios

16 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ana azul dice:

    Eso es lo que tiene no hacer las cosas con cuidado…
    Besos
    Ana

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      Nunca se sabe que sería mejor, la ignorancia o la verdad. Gracias por el comentario

      Me gusta

  2. Publize dice:

    Buenas,

    Nos gustaria invitarte a unirte a nuestro proyecto de literatura. Se llama Publize.com y es una red social para amantes de la literatura, en la que los escritores pueden darse a conocer o difundir su obra y los lectores encontrar cualquier tipo de lectura.

    Te animamos a probarlo. Puedes darte de alta en http://www.publize.com, donde también podrás encontrar información. No hay que pagar nada ni dar tu cuenta ni nada por el estilo 😉

    Saludos

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      Muchas gracias por la información. ¡Registrado!

      Me gusta

  3. INSOMNE dice:

    Refranero popular:
    “Vístete despacio que tengo prisa”
    😉

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      ¡Cuanta verdad en el refranero! Gracias por el comentario.

      Me gusta

  4. No todos los finales tiene que ser felices y hay que saber aceptar las cosas con deportividad.

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      Aunque no tengo muy claro cual de los dos es el final feliz. Gracias por el comentario.

      Me gusta

  5. Mari dice:

    Jorge creo que los dos finales están muy bien, cada uno con su moraleja.
    Sigue así, llegaras muy lejos.
    Besos.

    Me gusta

  6. Ami dice:

    como soy una romanticona y encima optimista me quedo con el primer final, aunque los dos pueden ser muy reales, (cada día mas).

    Me gusta

  7. chelopuente dice:

    Ya lo decía mi abuela, que las prisas no eran buenas para nada, jejeje.
    Me ha gustado mucho, Jorge.

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      Muchas gracias, Chelo.

      Me gusta

  8. yo dice:

    esta historia es mas vieja que el miedo…
    uno deja pasar a la vieja, otro saluda a un antiguo amigo…

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      Al final siempre volvemos a los clásicos. Gracias por comentar.

      Me gusta

  9. Jajajaja! … No, no se con cual de los dos finales podría quedarme… pero ambos me gustan (La forma en la que los has desarrollado… Que ya vivirlos, un poco menos) Felicitaciones Jorge! Escribes fantástico, me encanta!

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      Muchas gracias, Irma, me alegro mucho de que te haya gustado.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s