Amigas

Las odio a todas, a todas, sin excepción. Bueno, quizá a Mar no la odio. Pero al resto sí, y sobre todo a Lucía.

Son insoportables, todo el rato restregándome su dinero y gastando que si en ropa, que si en copas y mirándome con ese aire de superioridad. Aunque la culpa es de mi madre, que nunca me da dinero. Que si no se lo puede permitir, que si no nos llega para acabar el mes. Mentira. Sé lo que cobra y vale que no es una millonada, pero para darme una mini paga al mes llegaría. Pero es una tacaña. Y una egoísta, seguro que se lo gasta en algún vicio.

Estoy tan desesperada que incluso he pensado en ponerme a trabajar en lo que sea, pero entre las clases de la Uni y quedar con Toni, no me queda tiempo.

Toni, él sí que es un amor. Tan guapo, tan macizo, tan fogoso. Yo creo que está totalmente enamorado de mí. Es un encanto, y muy bueno. Cuando estoy cansada y no me apetece hacerlo, no se enfada ni nada, me da un besito y me deja en casa. Por eso me odian también estas lagartas, porque es mi novio y es perfecto. Sobre todo Lucía, que ya la veo como le mira. Pues que se aguante, que es mío.

En realidad sí tiene un defecto: es un poco roñoso y no me invita a nada y encima, como salgo con él, no puedo camelarme a ningún tío para que me invite a copas.

Me odian, no solo por lo de Toni, sino por muchas cosas más. Yo soy la que está más buena de todas, pero los tíos no me entran porque se cortan por Toni. Y soy mucho más lista. Si sacan mejores notas que yo es porque seguro que se están tirando a los profesores.

Por lo menos está Mar, que es más normal. Fea, eso sí, pero más normal. No es que tenga mucha conversación y es un poco friki, pero no está ahí con todas las demás restregándome que se pueden permitir las copas y esos modelitos que se compran, horterísimos, por cierto.

No sé por qué sigo siendo amiga de ellas. Bueno, sí lo sé. Porque soy una buenaza y en el fondo me dan pena.

Uy, ya viene Toni. Menos mal. Que ya estoy un poco cansada de esperar con Mar sin hablar de nada. ¡Qué guapo está! Y mira como se lo come con los ojos Lucía. No sé cómo no le da vergüenza ir con ese top que se ha comprado marcando todo. Y ahora ¿qué hace? Pero si está coqueteando con Toni. Pero cómo se le arrima. ¡Será guarra! Esto es el colmo. No aguanto más.

—Mirar bonitas, estoy harta de vosotras. La única que merece la pena es Mar y que sepáis que solo soy amiga vuestra porque me dais pena.

¿De qué se ríen estás hienas? Están locas. Y ahora se me acerca Lucía. Espero que no se me ponga a llorar, no lo aguantaría.

—Pues que sepas bonita —dice Lucia con ese tono de voz que tanto odio— que si salimos contigo es porque tu madre nos da veinte euros todas las semanas para que lo hagamos.

Amigas
Foto de Jorge Moreno

—¿Eh…? ¿Qué…?¿Cómo…? Eso es mentira. Lo que pasa es que me tienes envidia porque Toni es mi novio.

—Y a él le paga cuarenta euros para que se acueste contigo.

Le miro y se encoge de hombros.

—Vámonos, Mar. Tú eres la única persona de aquí que merece la pena. La única que no ha aceptado el dinero de mi madre para gastártelo en ropa y salir.

—Bueno, en realidad, es que yo prefiero invertirlo de otra manera —me dice Mar, a la vez que gira su cabeza hacia Toni y ese majadero vuelve a encogerse de hombros.

Anuncios

12 Comentarios Agrega el tuyo

  1. orgav dice:

    Jajaja. No te imagino metido en el papel de este personaje, jajaja ¡Qué arte tienes! Me ha gustado. Pobre chica, que perdida anda por la vida.
    Muy original y en tu linea.
    Saludos.

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      La imaginación no tiene límites, pero tampoco es que me gustaría mucho meterme en su papel.
      Un beso.

      Me gusta

  2. Jorge, no hay mejor forma de empezar la mañana que leyendo uno de tus escritos, me ha encantado. Un beso, Amaya

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      Muchas gracias, Amaya. me alegro de haberte alegrado la mañana. Un beso

      Me gusta

  3. Ana Pascual dice:

    No imagino lo insoportable que tiene que ser esta pobre muchacha, para que su madre le compre a las amigas y a un novio guapo, macizo y fogoso (me hicieron gracia esos calificativos, puestos así en ristra). Siempre es un placer leerte. Un abrazo.

    Me gusta

  4. Gloria dice:

    Pobre chica¡, que decepción de vida.
    Hay que ver Jorge, nunca dejaras de sorprenderme¡¡¡. Una vez más se me hace cortó tus relatos.
    Enhorabuena. Un beso y no dejes de plasmar todo lo que se te pasa por la cabeza.

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      Muchísimas gracias, Gloria, por pararte a comentar. Me grabo tu recomendación y espero seguir sorprendiéndote.
      Un beso.

      Me gusta

  5. Mari dice:

    Que bueno es Jorge, siempre me sorprende los finales, ya se que esta frase siempre la digo pero es verdad nunca me espero el final, Besos

    Me gusta

  6. Luisa dice:

    Muchas gracias por la risa, en éstos tiempos se vende cara.

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      Gracias a ti por el comentario. Me alegro de haberte hecho reír.

      Me gusta

  7. daphnete dice:

    no me esperaba ese final.
    muy bueno el relato, es asombroso.

    Me gusta

    1. Jorge Moreno dice:

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegro de que te haya gustado.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s