Y llegó el día anunciado en la profecía…

El otro día estaba preparando el coche para salir de viaje. Después de gastar dos eurazos en lavarlo a presión (jabón y aclarado) y otro euro en la aspiradora (¿Por qué la arena se empeña en pegarse en los zapatos, para luego despegarse y recorrer todo el coche, maletero incluido?) me dirigí a revisar y rellenar la presión de los neumáticos. No veía los aparatos de aire dónde solían estar, pero como necesitaba comprobar que las ruedas estuvieran bien para el viaje, me tragué mi orgullo masculino y pregunté a un empleado de la gasolinera.

-Hay dos, allí y allí y funcionan con una moneda de cincuenta céntimos.

Al principio pensé que me había entendido mal y que pensaba que le preguntaba por la máquina de refrescos, pero su sonrisita mirándome esperando mi reacción me sacó de dudas.

¡Cobraban por el aire! ¡No podía ser! Evidentemente no le di el gusto de que viera mi expresión de perplejidad ni de qué pensará que soy un rata, así que de la manera más natural del mundo le dije un “Ah, vale”, y disimulé haciendo que secaba el coche para hacer tiempo hasta que se fuese, pero como no tenía ningún trapo lo hice con la mano.

En cuanto le perdí de vista, subí al coche y salí a toda velocidad, incluso derrapando. ¡No pensaba pagar por el aire! Iba en contra de mis principios y de mi moral. No pensaba alimentar esta sociedad capitalista y degenerada que pretendía hacerme pagar por el aire. Iría a otra gasolinera, donde había utilizado otras veces la máquina de aire totalmente gratuita. Llegué, sí, allí estaba. Todavía quedaba gente decente en el mundo y no todo estaba perdido. Aparqué, al lado. La miré. Creo que solté una carcajada tenebrosa. Había vencido a la avaricia, al capitalismo y si me apuras, incluso a Wall Street. Entonces me percaté de que en la vieja y amada bomba de aire había una nota pegada.

¡¡¡Noooooooooo!!!

FUERA DE SERVICIO, ponía.

No llegué a poner el pie en el asfalto. Arranqué. Había otras gasolineras cerca de allí. Llegué a la siguiente. Había una cola enorme. El litro estaba cinco céntimos más baratos que en las otras. Me alegró saber que todavía había gente que pensaba en los demás. Al final vi el letrero enorme “Aire/Agua”. Estos eran de los míos. Me acerqué despacio con miedo. Otro cartel: “AVERIADO”

Tenía que ser una conspiración, un complot. ¡Hijos de…!

Fui a otra gasolinera. Allí estaban unas máquinas nuevecitas, con un montón de instrucciones y unas monedas dibujadas junto a una ranura.

¡Malditos bastardos!

No se saldrían con la suya. No revisaría los neumáticos. No, eso no, era una cuestión de seguridad. Entonces iría hasta la oficina, había usado no hacía mucho la máquina del aire y era gratis, seguro que seguía siéndolo. Apunto de coger la carretera nacional recuperé la cordura. Yendo de una gasolinera  a otra seguramente había gastado ya más de cincuenta céntimos en combustible y el ir a la otra me costaría más todavía y lo más probable es que también lo hubieran cambiado o estuviera estropeado. El capitalismo ganaba. Wall Street ganaba. Derrotado y resignado volví a la primera gasolinera.

Paré el coche junto a esa nueva máquina infernal y recordé la profecía: “Llegará el día que nos cobrarán hasta por el aire” (era una profecía, ¿no?).

Ese día había llegado.


Leí las instrucciones varías veces con detenimiento. Tenía que echar cincuenta céntimo s y dispondría de dos minutos y medio para comprobar y llenar las cuatro ruedas. ¡Sólo dos minutos y medio! Pero ¿cuánto se tardaba en hacerlo? La gratuidad de mis experiencias anteriores me había dado todo el tiempo del mundo para hacerlo sin tener que valorar la duración de cada carga de aire. Tracé una estrategia: quité todos los tapones de las ruedas. Después hice un ensayo corriendo con la manguera de un neumático a otro para valorar posibles obstáculos e imprevistos. Estaba preparado. No sabía si lo conseguiría, quizá tuviera que gastar otros cincuenta céntimos para rellenar todas las ruedas, pero ya me daba igual, ojalá se atragantasen tomando el medio café que se comprarían con ellos.

Eché la moneda y el ruido del motor de la bomba de aire me activó.  Fijé presión, corrí, enganché la manguera, esperé el pitido que confirmase el llenado de aire. Quité la manguera y fui a por otra rueda. Así cuatro veces.

Lo hice. Lo conseguí. Estaba convencido de que había batido algún récord, no sé si del mundo pero seguro que de España sí.

Puse todos los tapones y todavía seguía saliendo aire. Me dio tiempo a montarme y arrancar antes de que parara el motor de la bomba de aire y entonces pensé en cuánto aire desperdiciado por el capitalismo voraz que se permitía desperdiciar el aire mientras en otros países no tienen. Pensé incluso en buscar al empleado de la gasolinera para ver si me podía llevar en una caja el aire que no había consumido, pero lo descarté, tenía que superarlo, pasar página y olvidarlo todo, a fin de cuentas estaba de vacaciones, era tiempo de descansar, de disfrutar, de relajarme…

Aunque lo he intentado, todavía hay noches, de madrugada, que me despierto como si me faltase el aire.

Anuncios

14 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Marí dice:

    Muy bueno Jorge , y gracioso me ha gustado mucho y no me estraña que se despierte con la angustia de que le falta el aire, a mi me pasaría lo mismo. Un Besazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jorge Moreno dice:

      ¡Gracias! Me alegro de que te haya gustado.

      Me gusta

  2. Bueno, no me lo puedo creer… Me encanta, de todas formas, cómo narras todo, cual acto de guerra se tratara Jajaja

    Le gusta a 1 persona

    1. Jorge Moreno dice:

      Totalmente verídico… O casi.

      Le gusta a 1 persona

  3. FlorProfusa dice:

    Jorge, me has tenido sin aire durante todo el relato, sufrí junto contigo 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Jorge Moreno dice:

      Gracias por el apoyo. Fue realmente duro…

      Le gusta a 1 persona

  4. AlvaroPop dice:

    Felicidades por el blog! Sabía que me seguías, no que tenías uno. Felicidades!

    Le gusta a 1 persona

      1. AlvaroPop dice:

        ***respuesta inesperada***

        Me gusta

  5. estefania73 dice:

    Qué gracia!!!! A mi me pasó eso realmente! Donde repongo combustible la pusieron y me iba a otra a revisar la presión de las ruedas. Pero creo que en la gasolinera cedieron a la presión popular porque al final pusieron una máquina bastante similar pero que era gratuita! No tiene sentido que nos cobre por el aire. Con que nos cobren por el sol tenemos más que de sobra!

    Le gusta a 1 persona

    1. Jorge Moreno dice:

      Ya verás cuando se les ocurra cobrar más cuando haga sol y el aire salga caliente…

      Me gusta

  6. Soy de Uruguay y recién veo tu blog.
    Por suerte aquí no cobran por el aire, pero por supuesto si no lo pones tú mismo les tienes que dejar propina. Lo que sí hay por todos lados, hasta en la puerta de casa! son cuidacoches que te “ayudan” a estacionar aunque esté toda la cuadra vacía. Eso sí, con la correspondiente propina, no faltaba más…
    Un saludo desde este lado.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jorge Moreno dice:

      Muchas gracias por el comentario. Saludos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s